domingo, 12 de octubre de 2014

Gaza, Donetsk, Irak, Siria: el imperialismo es una barbarie sin fin


Desde hace semanas crece el nivel de violencia imparable, que ha alcanzado niveles aterradores. Desde la Franja de Gaza hasta Donetsk, pasando por Bagdad y Damasco, el mundo es sacudido por las insanables convulsiones del imperialismo, que encienden en todas las latitudes hogueras de tensiones y crisis: una carnicería que consume la vida de miles de trabajadores, jóvenes, mujeres y niños. Víctimas indefensas de una barbarie sin límites y fronteras.
En este mundo caótico se reproduce cada vez con más fuerza el horror sin fin de la guerra. Cien años después de la primera masacre imperialista este mundo reaviva luchas entre etnias, fanatismos religiosos y frustraciones de nacionalismos impotentes que nunca se han apagado, por los cuales las poblaciones locales pagan su tributo sangriento.

El precio más alto, como siempre, lo paga el proletariado, engatusado por ideologías venenosas y enviado a la masacre por los intereses de burguesías regionales empapadas de petróleo, codiciosas y  sujetas desde siempre al «juego» cínico e hipócrita de influencias de viejos y nuevos imperialismos.
Irak, once años después de la aventura estadounidense para exportar con la fuerza paz  y democracia  se hunde en el caos. Dividido por una lucha por el reparto de la renta petrolífera en la cual se ha llegado a empuñar hasta la bandera del «califato». Solo en las últimas semanas el conflicto se ha cobrado miles de víctimas.
Una situación explosiva, alimentada también por el caos en la cercana Siria donde, tras una carnicería de tres años y cientos de miles de muertos, parece empezar una «normalización» bendecida por las potencias que consiste en la confirmación en el poder del sangriento régimen de Assad.
Mientras tanto  en Gaza la población se encuentra otra vez entre la espada y la pared. Carne da cañón entre los bombardeos del ejército israelí y los cohetes lanzados por Hamás.  Ya se han producido más de 500 muertos, entre ellos por lo menos un centenar de niños, 55 mil desahuciados y 2000 casas destruidas.
Un precio espantoso e inaceptable, no menos que el pagado por la locura nacionalista en el Este de Ucrania. Desde hace meses este conflicto recae sobre la cabeza de la población inerme y engatusada, entre las apuestas, intrusiones y debilidades de Moscú, Washington y Bruselas.
Son campos de lucha de la incesable contienda entre viejas potencias en ocaso y nuevos imperialismos ascendentes. Son bancos de pruebas en los cuales se miden las relaciones de fuerza de cara a las más violentas contiendas del futuro.
En esta guerra sin fin nuestra clase no puede hacerse remolcar por las diferentes fracciones burguesas. No debe seguir pagando impotente los precios espantosos de esta interminable barbarie.
Hay decenas de millones de proletarios en los Estados árabes, más dos millones de proletarios israelíes, a los que se suman por lo menos 13 millones de proletarios asiáticos emigrados en el Golfo. Y hay decenas de millones de jóvenes proletarios también en el Este de Europa.
Son grupos impotentes del proletariado mundial. Si tuviesen conciencia de su propia fuerza podrían oponerse tanto al gran terror de las grandes potencias como a las pequeñas guerras del terrorismo y del nacionalismo.
El capitalismo ofrece a los jóvenes y a los asalariados un futuro de horror y barbarie sin fin. Por esta razón reconstruir el internacionalismo para nuestra clase es un interés vital.

Círculo Internacionalista de Valencia
_________________

Para un blog es muy importante que el lector haga el esfuerzo de clicar en los botones sociales "Me gusta", "Tweet”, “G+”, etc. que están por debajo o a lado. Gracias.

Per un blog è molto importante che il lettore faccia lo sforzo di cliccare sui tasti social "Mi piace", "Tweet", “G+”, etc. che trovate qui sotto o a lato. Grazie

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...