miércoles, 11 de marzo de 2015

Causas y consecuencias de los bajos precios del petróleo. El ataque de EEUU a Rusia y Venezuela.

Attilio Folliero y Cecilia Laya (*), Caracas 17/12/2014 - En español 11/03/2015
Primera parte: Causas y consecuencias de los bajos precios del petróleo

Desde junio hasta el día de hoy, el precio del petróleo de Venezuela, así como el precio del petróleo en general (cesta OPEP, West Texas y Brent) cayeron en un 40%. 

El Ministro de Relaciones Exteriores de Venezuela, Rafael Ramírez, en un intento de llegar a un acuerdo para recortar la producción en los países productores (OPEP y no), en los días anteriores la última reunión de la OPEP hizo una gira internacional, visitando Argelia, Qatar, Irán y Rusia; El ministro venezolano trató de persuadir a los países productores a reducir la producción con el fin de hacer subir el precio.

Todos los esfuerzos de Venezuela, Irán y Ecuador para reducir la producción fueron vanos. En la última reunión de los países de la OPEP, celebrada en Viena el 27 de noviembre se decidió no modificar la producción, es decir dejarla en 30 millones de barriles al día.

Aunque los principales países productores están agrupados en la OPEP y, teóricamente todos ellos están interesados en un precio del petróleo lo mas alto posible, de hecho cada uno tiene intereses diferentes. La economía de cada país productor, para poder funcionar necesita un precio del petróleo diferente; es decir, cada país tiene su propio precio justo. Para Venezuela el precio óptimo del petroleo debería ser alrededor de 120 dólares por barril.

El precio óptimo (1) en los diferentes países de la OPEP: Qatar 65 dolares por barril; Emiratos Árabes Unidos 70; Kuwait 75; Libia 90; Arabia 93; Angola 98; Iraq 106; Ecuador 117; Nigeria 119; Argelia y Venezuela 121 y finalmente Irán 140. Véase el gráfico siguiente, que también incluye Rusia, el primer productor mundial, cuyo precio optimo es 107.

Obviamente, las razones de esta diferencia son varias; Entre ellas, sin duda el número de habitantes y la dependencia del petróleo. Si un país productor tiene una mayor población, con la misma producción diaria de petróleo que un país con menor población, necesita precios más altos; lo mismo puede decirse de la dependencia; si un país productor depende sobre todo del petróleo necesita precios más altos que otro país productor con menor dependencia, el cual en caso de una caída en los precios del petróleo puede beneficiarse de otros recursos. En la Tabla 1 reportamos los datos de los países OPEP relacionado con el petróleo; en la Tabla 2 los datos económicos de dichos países.

Tab. 1
Países de la OPEP y petroleo

Tab. 2
Datos económicos de los países de la OPEP

Dentro de la OPEP hay dos grupos de países con datos diferentes: Por un lado, las monarquías de la Península Arábiga (Qatar, Arabia Saudita, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait) y por otro lado los otros países. El primer grupo se caracteriza por un número relativamente bajo de habitantes, un alto PIB per cápita, una elevada producción de petroleo sea en termino absoluto, sea en barril por habitante.

Qatar tiene 2 millones de habitantes, produce 700.000 barriles por día, lo que equivale a 131 barriles por año por habitante; el PIB per cápita es superior a US$ 100.000.

Los EAU tienen 8 millones y medio de habitantes, producen 2,7 millones de barriles por día, lo que equivale a 120 barriles por año por habitante; tienen un PIB per cápita de alrededor US$ 47.000.

Kuwait tiene poco menos de 4 millones de habitantes, produce cerca de 3 millones de barriles por día, o alrededor de 270 barriles por año por habitante y tiene un PIB per cápita de alrededor US$ 47.000.

Arabia Saudita, el único país en el mundo cuyo nombre proviene de la familia gobernante, la familia de los Saud, tiene poco menos de 30 millones de habitantes, produce cerca de 10 millones de barriles por día, o 117 barriles por año por habitante y tiene un PIB per cápita cercano a los US$ 24.000.

Todos estos países también se caracterizan por una baja incidencia de las importaciones en relación a las exportaciones; son países con una baja población y por lo tanto tienen menos necesidad de destinar grandes cantidades de dólares para las importaciones.

Por otro lado, tenemos a los países con un alto número de habitantes, como Nigeria (177 millones) e Irán (77 millones) y una producción per cápita baja: Nigeria produce 3 barriles por año por habitante, Argelia 11, Ecuador 12, Irán 16 , Irak 30, Angola 32, Venezuela 33 y finalmente Libia con 57 barriles por año por habitante.

El PIB per cápita de este segundo grupo de países es bastante bajo: de los US$ 3.000 de los nigerianos se llega a los US$ 12.000 de los venezolanos.

Los cuatro países de la Península Arábiga también tienen gran superávit presupuestario, a diferencia de los países del otro grupo (Ver. Tab. 3).

Kuwait en 2013 tenía un saldo de 71.000 millones de dolares, que en comparación con el PIB representa el 39%; Qatar ha tenido un saldo de 62.000 millones, el 30% del PIB; Arabia Saudita 129.000 millones, el 17% del PIB; los Emiratos Árabes Unidos han tenido un saldo de 59.000 millones, el 14% del PIB. Los otros países de la OPEP tienen saldos mucho más modesto, tanto en términos absolutos como porcentuales del PIB.

Así que, como se puede observar, los países productores de petróleo no tienen un desarrollo homogéneo y los intereses son diferentes; los países de la Península Arábiga pueden permitirse precios bajos del petróleo, incluso para un período relativamente largo de tiempo; los otros países productores sufren dificultades por los precios bajos a los pocos meses.

Se entiende también porque un grande país productor de petróleo como Irán está tratando de desarrollar la energía nuclear, precisamente con el objetivo de reducir el consumo nacional de petróleo y aumentar la cantidad exportada.

Tab. 3
PIB y Balanza comercial en los países de la OPEP

Entre los países productores de petróleo, hay que detenerse a analizar, aun de forma superficial, la situación de Venezuela. Venezuela posee las mayores reservas de petróleo del mundo, cerca de 300.000 millones de barriles; cuando se agota todo el petróleo del mundo, el único país que todavía tendrá petróleo será precisamente Venezuela (Ver Tabla 1); También hay que señalar que Venezuela se encuentra en el continente americano, cercano a los Estados Unidos. Es comprensible, entonces el interés de los EE.UU. hacia este país productor. Los EE.UU. están perdiendo influencia en el mundo y se verán obligados a retirarse cada vez más hacia el continente americano y dirigirán su política expansionista hacia Venezuela, para apoderarse las reservas energéticas y otras materias primas de este país.

¿Por qué baja el precio del petróleo?

Es evidente que la caída en los precios del petróleo se debe a varios factores, entre ellos la crisis económica de los países occidentales, Estados Unidos y países de la Unión Europea; la crisis ha llevado a una menor demanda de petróleo, a la cual no ha seguido una disminución en la producción de los países productores. El suministro de petróleo también se ha incrementado para la puesta en el mercado, a precios más bajos, del petroleo de fracking por los mismos Estados Unidos. Hay otro factor, del cual se habla poco, es decir el petroleo a precios muy bajos llevado al mercado por ISIS, el llamado "Estado Islámico de Irak y la Gran Siria".

Los bajos precios del petróleo amenazan especialmente a las economías de dos países productores: Rusia, el principal país productor de petróleo del mundo, que no pertenece a la OPEP (Ver Tabla 4) y Venezuela, la mayor reserva de petróleo del mundo (Ver Tabla 5).


Tab 4
Países productores de petroleo
Producción diaria - Año 2013

Tab 5
Países con las mayores reservas de petroleo
Reservas certificada al 2013

Obviamente la "guerra" en contra de estas dos economías, Rusa y Venezolana, no es al azar; no es una coincidencia. Los precios bajos del petróleo son utilizados para lanzar un ataque contra Rusia y Venezuela. Los precios del petróleo están determinados por la ley de la oferta y la demanda, por la cual a una mayor oferta corresponde un precio más bajo. Por lo tanto, si los países productores decidieran conjuntamente reducir la producción, los precios subirían.

¿Qué impide un acuerdo dentro de la OPEP?

Los 12 países de la OPEP, que controlan el 43% de la producción mundial y el 81% de las reservas petroleras, tienen el poder de influir en los precios del petróleo. Si a los 12 países de la OPEP se añade la Rusia, estos 13 países representan casi el 60% de la producción mundial y el 90% de las reservas petroleras del planeta. Algunos países de la OPEP, como Venezuela, Irán, Ecuador y Argelia, conjuntamente a la Rusia están de acuerdo por una reducción de la producción; pero a estos países se oponen Arabia Saudita, Kuwait, Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Irak y Libia. Por lo tanto no hay acuerdo en la OPEP y al final en la ultima reunión han dejado la producción en 30 millones de barriles por día.


¿Porque no hay un acuerdo para reducir la producción? Irak y Libia son dos países ocupados por las potencias occidentales, cuyos gobiernos impuestos por Occidente responder exclusivamente a los intereses de los ocupantes. Los estados monárquicos de la Península Arábiga son lacayos de Estados Unidos; estas monarquías para sobrevivir necesitan la ayuda militar occidental, en particular de los Estados Unidos; en definitiva también estos estados responden a los intereses de los Estados Unidos.

A cambio de la ayuda militar estadounidense, la familia Saud y los demás emires de la Península Arábiga siguen directivas impuestas por Estados Unidos y por lo tanto producen tanto petróleo con el fin precisamente de bajar el precio.


Estos países están respondiendo a intereses de los Estados Unidos, pero también tienen su propio objetivo personal: aplastar la economía iraní y de su aliado, la Siria.


Mapa de Oriente Medio

Debe tenerse en consideración que estos países de la Península Arábiga también tienen grandes reservas de gas y particularmente Qatar, que tiene la tercera mayor reserva de gas del mundo, después de Rusia e Irán; Arabia Saudita tiene la sexta reserva; Emiratos Árabes Unidos tienen la séptima reserva y Kuwait, aun con menores cantidades de gas que los demás, representa la reserva numero veinte en el mundo (Ver Tab. 6, acerca de las reservas, producción y exportación de gas de los países de la OPEP).

Tab. 6
Reservas, producción y exportación de gas en los países OPEP
Año 2013

Qatar es el cuarto mayor productor de gas, después de EE.UU., Rusia e Irán; Arabia es el octavo; Emiratos Árabes Unidos y Kuwait son respectivamente el decimosexto y el trigésimo quinto productor en el mundo. Qatar, después de Rusia es el segundo mayor exportador de gas en el mundo. Qatar y los otros tres (Arabia, Emiratos Árabes Unidos y Kuwait) apuntando suministro de gas a los países europeos, para llevar un gasoducto al Mediterráneo tienen que pasar necesariamente a través de Siria y por lo tanto su objetivo inmediato de deshacerse del régimen de Assad.

Mirando el mapa de la región, esta claro que un gasoducto que parte de Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Kuwait y de los ricos yacimientos de gas ubicados en el este de Arabia Saudí debe necesariamente atravesar el territorio sirio para llegar al Mediterráneo.

Recientemente, el poderoso ministro de Petróleo de Arabia Saudita, Ali Al-Naimi, durante la reunión de la ONU sobre el cambio climático, celebrada en Lima, dijo que su país no tiene ninguna intención de reducir la producción de petróleo, cuyo precio depende de la mano invisible del mercado (2).

El fracaso para acordar un recorte de la producción en los países productores ha disminuido aún más el precio del petróleo. En última instancia, la falta de acuerdo se debe al hecho que algunos de estos países (Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita y Kuwait, que - como analizado arriba - pueden soportar precios bajos de petróleo por un período relativamente largo, junto con Irak y Libia, países militarmente ocupado, cuyos gobiernos impuestos por las potencia ocupantes responden a los intereses de las potencias militares ocupantes) están al servicio de los intereses de los Estados Unidos, que a través de los bajos precios del petróleo están conspirando contra Rusia y Venezuela.

Segunda parte: La injerencia de Estados Unidos en el caso del petroleo de Rusia


Los EE.UU. con la complacencia de sus lacayos productores de petroleo, las monarquías arabes, están librando una guerra contra Rusia y Venezuela. Rusia como potencia emergente, que abiertamente se alió a China amenaza con los intereses estadounidenses y Venezuela por su ubicación estratégica cercana a los EE.UU. y principal reserva de petroleo del mundo.



Según muchos expertos internacionales, el hecho de que Arabia Saudita no reduce la producción, tiene como objetivo inducir a los productores estadounidenses de petróleo de fracking a abandonar esta producción y volver al petroleo extraído tradicionalmente; en esencia, si el precio del petróleo cae - dicen los expertos - para los EE.UU. no sería conveniente producir petróleo de fracking, cuyo costo de producción es mucho mayor en comparación con la extracción de petroleo y así volverían a comprar petróleo a los árabes.



Nosotros no estamos de acuerdo con esta opinión. En nuestra opinión, los EE.UU, se dedican por una parte a destruir a Venezuela, debido a que esta no atiende a sus intereses y apoderarse de su sus ricos yacimientos de petroleo y de gas y por el otro, están tratando de minimizar a Rusia. Para ello se sirven de sus lacayos productores de petroleo (Qatar, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Kuwait, Iraq y Libia) haciendo bajar el precio del petróleo y en consecuencia la quiebra, a Venezuela y Rusia. Mientras sus lacayos pueden sobrevivir con precios bajos del petroleo para un período relativamente largo de tiempo, Venezuela y Rusia no pueden convivir con precios bajos por muchos meses.


Para Venezuela el precio óptimo necesario del petróleo debe ubicarse alrededor de US$ 121, para Rusia es de alrededor US$ 107, mucho más altos que en los países de las monarquías árabes.

El ataque a Rusia se lleva a cabo precisamente mediante la reducción del precio del petróleo, lo que debilita fuertemente su economía y, de hecho, Rusia ya ha tenido que revisar el presupuesto para 2015 con la reducción de costos en un 10%. 



El ataque a Rusia también se lleva a cabo a través de otros instrumentos: las ventas a la bolsa de Moscú, que el 16 de diciembre se derrumbó en un solo día en 12%; entre el 24 de noviembre y 17 diciembre el indice RTS de la Bolsa de Moscú se ha reducido en más del 31%; entre el 24 de junio y 17 de diciembre se ha reducido en un 48%; el ataque contra el rublo, que el pasado 16 de julio cotizaba 34,34 frente al dolar y hoy, 16 de diciembre, se cotiza 67,50, con una devaluación del 97%.


Índice de la Bolsa de Moscú

A pesar de la decisión del Banco Central Ruso de elevar las tasas de interés de 10,50% a 17% para proteger el poder adquisitivo de los ciudadanos y el uso de una gran cantidad de dólares de las reservas de divisas para apoyar el rublo, 100.000 millones de dólares, la moneda de Rusia sigue cayendo.

Para Rusia y sus empresas el 2015 será un año difícil; con los precios del petróleo en 60 dolares, la contracción del PIB será de 4,5%; Para las empresas rusas en el 2015 vencen bonos denominados en dólares por unos 150.000 millones de dólares y muchas empresas, debido a las sanciones de Estados Unidos y Europa, se verán sin acceso al crédito internacional (3).

En última instancia los EE.UU. están haciendo todo lo posible para llevar a Rusia a medidas extremas (militar) e inducirla a dar el primer paso de guerra. Estados Unidos y los países occidentales están enfrentando una grave crisis económica, peor que la de 1929 y como todas las grandes crisis, la única salida es una guerra y harán cualquier cosa para desatar una guerra y ademas echarle la culpa al otro.

¿Por qué el ataque a Rusia? 

Como venimos diciendo desde hace muchos años (4) el poder de los EE.UU. se basa en el dólar; si el dólar deja de ser la moneda de referencia para el comercio internacional, en particular para la compra de materias primas, productos energéticos y petroleros, habría un colapso en los Estados Unidos. Para prevenir su caída recurren a todo tipo de inmoralidad (5).

La Rusia con Putin ha tratado de socavar el poder de los EE.UU. dirigiendo un ataque contra el dólar; para ser más exactos los rusos han realizado acciones para superar al dólar en el comercio internacional: han firmado varios contratos en todo el mundo, sin necesidad de utilizar el dólar estadounidense; han fundado el Banco de BRICS; han tratado de llevar a a sus posiciones a Alemania, cuyos suministros de gas depende de Rusia en 40%; hace unos meses los rusos han realizado un acuerdo histórico para entregar gas a China, utilizando monedas locales para las transacciones; Además, el primero de diciembre Rusia ha firmado otro acuerdo histórico con Turquía, país de la OTAN, pero marginado por la Unión Europea.

Turquía, rechazada por los europeos, se está acercando cada vez más al bloque de los BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica) y la OCS, la Organización de Cooperación de Shanghai (China, Rusia, Kazakstán, Kirguistán, Tayikistán y Uzbekistán, a estos estados se añaden los países observadores, Afganistán, India, Irán, Mongolia y Pakistán y países con los que las negociaciones están en curso para futuras adhesiones, como Bielorrusia, Sri Lanka y Turquía). 

El primero de diciembre, Rusia ha firmado un acuerdo con Turquía para la extensión del gasoducto "Blue Stream", que transporta gas directamente desde Rusia a Turquía a través del Mar Negro (6). De Turquía el gas llegará a los países del sur de Europa (Grecia e Italia), Austria y los Balcanes. A este gasoducto se podrá unir una rama que también traerá el gas de Irán y de Azerbaiyán.

Todo esto representa una amenaza para el poder de Estados Unidos, porque no se proporcionará gas tramitando el dólar. 

Recordamos que el petroleo se ha utilizado anteriormente como "arma de guerra" (7). Daniel Estulin y el escritor James R. Norman, autor del libro "The Oil Card. Global Economic Warfare in the 21st Century" (en español "La carta del petróleo. La guerra económica mundial en el siglo 21") argumentan que los EE.UU. y sus aliados, incluyendo Arabia Saudita, han hecho bajar los precios del petróleo a lo largo de la década de los años ochenta, con el objetivo de arruinar la antigua Unión Soviética.

La Unión Soviética dependía de la venta de su petróleo para obtener valuta extranjera (dolares), necesaria para comprar granos y otros alimentos para el pueblo en el mercado internacional. Debido a los bajos precios del petróleo, la Unión Soviética fue privada de sus ingresos en divisas y Gorbachov, el entonces presidente, para comprar grano y alimentos en el mercado internacional ha tenido que recurrir a préstamos internacionales; a cambio de estos préstamos se ha comprometido a no usar la fuerza, en caso de que explotaran movimientos separatistas en algunas repúblicas de la antigua Unión Soviética y en algunos estados de Europa del Este.

En efecto, cuando los movimientos nacionalistas han alzado sus voces en varios países de Europa del Este y en diferentes repúblicas de la antigua Unión Soviética, el gobierno central de la Unión Soviética no intervino para suprimirlos. Finalmente todos los regímenes pro-soviéticos cayeron y se disolvió la Unión Soviética. De acuerdo con este punto de vista, los precios muy bajos de petróleo son considerados como una de las causas de la disolución de la Unión Soviética. 

De acuerdo con esta teoría, según James R. Norman los precios del petróleo en la última década, han sido empujado a la alza para frenar el crecimiento de China, la cual tiene que importar grandes cantidades de petroleo para sus industrias, su producción y su desarrollo. Petróleo y política están estrechamente ligados. 

¿Y China? Hablando de China, sin duda es un aliado de Rusia, pero al menos inicialmente, en este asunto no tomara una posición a su favor y se quedara imparcial. Los precios bajos del petroleo y una Rusia debilitada podrían se útil para China, que se encontrará con un socio importante en una situación de debilidad, del cual obtener materias primas a precios competitivos. Esto es esencialmente el objetivo comercial de China, es decir obtener materias primas a los precios más bajos posible.

¿Podrán los EE.UU. desplazar a Rusia y derrocar al gobierno de Putin, tal vez sustituyéndolo por un gobierno lacayo de EEUU? En este sentido los Estados Unidos no tendrán éxito. Porque lo que realmente cuenta son las materias primas que se utilizan en la economía real y Rusia tiene muchas. Así como es cierto que los países europeos, que se creen superiores, por falta de materias primas tienen que recurrir forzosamente a los rusos. Alemania nunca podría renunciar al gas ruso que representa el 40% de sus suministros. ¿Donde podría encontrar un reemplazo del gas ruso? 

¿Y los países del sur de Europa, Italia, Grecia, los Balcanes y Austria pueden realmente subsistir sin Rusia? Con el acuerdo del Blue Stream, firmado entre Rusia y Turquía, los países europeos se encuentran con el gas ruso a sus puertas. Si los gobiernos lacayos de estos países se dejan arrastrar - como siempre - por los caprichos de Estados Unidos y piensan no sólo en sanciones, sino también a prescindir totalmente de Rusia, muy pronto se encontraran en problemas porque no se puede vivir sin gas; los rusos tienen el gas y lo están sirviendo a los europeos en una bandeja de plata.

Ademas los rusos, así como los chinos, se están aprovechando de los precios del oro, manipulados a la baja, para acumular grandes reservas del metal amarillo; mientras que los Bancos Centrales de Estados Unidos y de la Unión Europea imprimen dinero, los rusos (y los chinos) consideran que acumular oro, es la verdadera riqueza. Pronto, EE.UU. y Europa, que se ahogan bajo montañas de deuda (deuda pública y deuda privada) tendrán que vérsela con la enorme cantidad de dinero impreso y cuando se darán cuenta de la realidad, será muy tarde para cualquier solución.

Por ahora, los estadounidenses con sus acciones, sobre todo con los precios del petróleo a la baja, están desafiando a Rusia, pero al final estas acciones serán contraproducente. El petroleo de francking es un proyecto ahora fallido y el fracaso no sólo afecta a los productores sino también a los grandes bancos que financiaron estos proyectos con sus capitales y difícilmente recuperarán su dinero. Por otra parte, los bajos precios del petróleo están llevando a la quiebra propio las multinacionales occidentales del petroleo; con los precios del petróleo al limite de 50 dólares, las multinacionales que extraen petróleo en los costos pozos en el Mar del Norte, en Alaska o en el Golfo de México han visto reducirse enormemente su ganancia y están reduciendo personal, están despidiendo a los técnicos y están cerrando pozos. 

Al final de la guerra económica contra Rusia, estadounidenses y europeos tendrán solamente una insignificante victoria, una victoria de Pirro. 

Como potencia, los Estados Unidos quieren conservar su predominio a costa de la ruina, hambre y destrucción de países que no atienden a sus intereses o que luchan por su autodeterminación y soberanía.


Tercera parte: La injerencia de Estados Unidos en Venezuela



Continua




_________________

Para un blog es muy importante que el lector haga el esfuerzo de clicar en los botones sociales "Me gusta", "Tweet”, “G+”, etc. que están por debajo o a lado. Gracias.


Per un blog è molto importante che il lettore faccia lo sforzo di cliccare sui tasti social "Mi piace", "Tweet", “G+”, etc. che trovate qui sotto o a lato. Grazie

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...