domingo, 25 de octubre de 2015

El verdadero plan de la derecha consiste en crear las condiciones necesarias para una intervención armada del imperio

Carlos E. Lippo, 25/10/2015

Tomando en consideración que en las elecciones legislativas del próximo 06 de diciembre habremos de elegir 167 diputados a la Asamblea Nacional: 113 por votación nominal, en un total 87 circuitos definidos a nivel nacional; 51 diputados por listas, en los 23 estados de la república y el Distrito Capital, más 3 diputados representantes de las diferentes etnias indígenas del occidente, sur y oriente del país, resulta  evidente que el pronosticar los resultados con base en sondeos de intención de voto, con márgenes de error razonables, es una tarea laboriosa que debe comenzar con un diseño apropiado de la encuesta,  el cual debe tomar en cuenta los diferentes tipos de elección a realizar.

Así lo ha reconocido hace pocos días el inefable Luis Vicente León (Datanálisis. Foto a izquierda), el menos pirata de los “encuestólogos” de la oposición, cuando dijo en una entrevista dada al diario Panorama: “En términos de votos, no podemos proyectar con las encuestas nacionales la proyección de número de diputados, porque éstos se eligen por circuitos y existen diferencias entre número de votos totales, y diputados en la Asamblea a elegir” (1)Reconociendo además implícitamente que, con una pequeña diferencia de votos a favor, tal como ocurrió en las pasadas elecciones legislativas de 2.010, o incluso estando un poco por debajo en el total de votos, es posible obtener mayor cantidad de diputados, dependiendo de la distribución de esos votos en los diferentes circuitos y circunscripciones electorales.

A pesar de ello, desde comienzos del presente año un grupo de firmas encuestadoras comprobadamente afectas a la oposición: Keller y Asociados, Datincorp, Delphos y la misma Datanálisis, de cuestionable solvencia ética y técnica, todas ellas con estruendosos fracasos en  hasta 18 de las 19 elecciones celebradas desde 1.998, se han dado a la tarea de pronosticar, sin base estadística alguna, un avasallante triunfo de las fuerzas opositoras que habría de proporcionarles una amplia mayoría en la nueva Asamblea. Prueba palmaria de la falta de rigor científico de las supuestas encuestas en las que basan sus pronósticos es que la mayoría de sus trabajos de campo datan de una época en la cual no se conocían ni la cantidad exacta de diputados que se iban a elegir, ni los candidatos propuestos, ni la propia fecha de realización de los comicios.

La amplísima difusión de los resultados de estos esperpentos estadísticos, sin pena ninguna por parte de sus autores, tiene como propósito único el posicionar a nivel nacional e internacional una matriz de opinión según la cual la oposición, que siempre habría tenido la delantera, ganaría con tal holgura las próximas elecciones que un eventual triunfo de las fuerzas del Gran Polo Patriótico sólo sería posible por medio de un descomunal fraude, obviamente perpetrado en complicidad con las autoridades electorales que tanto se ocupan de cuestionar. De esta manera, al producirse un más que probable resultado adverso a la oposición, sus partidarios estarían dispuestos para salir a protestar violentamente a la calle tal como lo hicieron en las presidenciales de 2.013, cuando el candidato perdedor les mandó a drenar la arrechera matando chavistas.

Sin embargo, la premisa sobre la cual basan sus resultados las encuestadoras piratas que he mencionado antes, que no es otra que una supuesta incapacidad para gobernar del Presidente Maduro, es echada por tierra por uno de los resultados de un sondeo de la firma Hinterlaces, basado en 1.200 entrevistas en todo el país, realizadas entre el 07 y el 16 de junio del presente año  (2). En efecto, a la pregunta "¿Qué preferiría Ud., que el Gobierno del Presidente Maduro rectifique y resuelva aunque sea en parte los problemas económicos del país o que venga un gobierno de oposición?"; el 62% manifestó su preferencia por la continuidad del Gobierno del Presidente Maduro, mientras que la opción de que asuma las riendas del país un gobierno de oposición sólo contó con el respaldo de un 33% de los encuestados. Siendo oportuno y conveniente señalar que el nivel de confianza de esta encuesta fue de 95% y el error máximo admisible, de +/- 2.7%.

El gobierno y el Gran Polo Patriótico siempre han considerado que estas elecciones son cruciales para la pervivencia y profundización de nuestra revolución y actuando en consecuencia han logrado seleccionar a sus mejores candidatos, como producto de un proceso electoral interno de elevado contenido democrático y participativo; así mismo, desde hace bastante tiempo, han estado trabajando intensamente para poner a punto las instancias organizativas requeridas para lograr el triunfo. A diferencia de ellos el liderazgo opositor concentrado en la cúpula de la MUD sólo se ha empleado a fondo en el tema electoral mientras lograban ponerse de acuerdo para seleccionar a sus candidatos, cosa que hicieron mediante las truculencias acostumbradas y unas chucutas elecciones primarias en las que participó menos del 15 % de su electorado potencial y que sólo sirvieron para embolsillarse el dinero que cobraban a los pre candidatos para poder participar.

A medida que ha venido pasando el tiempo la dirigencia de la MUD se ha ocupado muy poco de las cuestiones inherentes a su participación en el proceso, como es el caso de su casi nula participación en el simulacro realizado el pasado domingo, refiriéndose a las elecciones sólo para criticar al CNE, acusándolo de cuanto delito se les ocurre y para criticar al gobierno, que en un supuesto estado de desesperación por creerse perdedor, habría de suspenderlas, aduciendo razones de seguridad nacional; sin embargo no dejan de promover, de manera subliminal, la idea de un “cambio” que tendría lugar a un muy corto plazo, más o menos coincidente con la fecha de las elecciones, como lo expresan en unas cuñas que presentan en DIRECTV y no sé cuáles otras cableras, aprovechándose de la permisividad de CONATEL.

Si en verdad estuvieran ganando holgadamente faltando pocas semanas para la celebración del acto electoral y si en verdad sus planes han sido diseñados en un marco estrictamente constitucional, por qué no se dedican a aprestar su maquinaria para garantizar la victoria final, siguiendo aquella máxima de los jugadores de dominó que dice que “mano segura no se tranca”; así mismo, si en verdad se consideran ganadores, por qué carajos se niegan obstinadamente a firmar que reconocerán los resultados emanados del CNE, organismo que aceptaron como idóneo cuando acudieron a él para inscribir sus candidaturas y que jamás han cuestionado cuando sus resultados les favorecen.

A juicio mío, la respuesta a esta interrogante ya ha sido dada por el mesero mayor de la MUD, quien en un intento por mantener el interés de su electorado y aparentar que están trabajando para ganar las elecciones, publicó en su blog hace un par de semanas una carta abierta  (3), en la cual decía entre otras cosas, que al obtener una amplia mayoría en la próxima Asamblea Nacional aprobarían una “Ley de Amnistía y Reconciliación Nacional” al mismo tiempo que impulsarían un conjunto de iniciativas legislativas que prácticamente convertirían a este país en el propio “País de las Maravillas”, del cuento de Alicia, sentenciando en tono prepotente: Vamos a promover el cambio político para que esas soluciones que construyamos sean progresivas y sostenibles”; diciendo luego en tono que pretende ser amenazante: “si el Poder Ejecutivo intentara sabotear la construcción de soluciones a la crisis, activaremos los mecanismos que la Constitución Nacional prevé: enmienda constitucional, reforma constitucional, referendo revocatorio o Asamblea Nacional Constituyente”. Si en verdad están apostando a participar y ganar las elecciones, ¿cómo es que están ofreciendo ejecutar, desde el legislativo, un cambio político en el corto plazo? Al parecer (a) “El Chúo” se ha “ido de yoyo” y en esta carta pública nos revela cuál es el verdadero plan de la dirigencia opositora, que no puede ser otro que propiciar la caída del gobierno por vías no constitucionales, para luego instaurar su tan soñado gobierno de transición.

Una prueba irrefutable de que de esto se trata, la provee además la conversación sostenida por Lorenzo Mendoza Giménez y Ricardo Hausmann en días pasados, recogida en un audio revelado por el camarada Diosdado Cabello  (4), porque ¿qué sentido podría tener el estar conversando con el Fondo Monetario Internacional (FMI) sobre un préstamo al país, que tendría que ser solicitado formalmente y ser suscrito por un eventual gobierno de transición, si no es porque están montados todos en una conspiración para derrocar al gobierno revolucionario e instaurar dicho gobierno?

Siendo un hecho comprobado la total ineficacia de la oposición para derrocar al gobierno revolucionario por sus propias fuerzas, el imperio ha tenido necesidad de plantearse la ejecución de la tarea por su propia mano, valiéndose de fuerzas mercenarias, como lo hizo exitosamente en Libia, en el 2.011 y lleva ya más de tres años tratando de hacerlo en Siria, reduciendo el papel de la oposición local a simplemente crear las condiciones necesarias para “justificar” esa intervención armada ante la opinión pública internacional.

Los actos de violencia que hemos venido reseñando en notas anteriores, los sabotajes a instalaciones del sistema eléctrico y a otros servicios públicos, así como los ataques terroristas con granadas, ejecutados todos ellos por una fauna variopinta de paramilitares nacionales entrenados por algunos partidos de la ultraderecha, mercenarios extranjeros ingresados al país en distintas épocas y elementos del hampa común, forman parte de un guion elaborado en el imperio y coordinado por la dirigencia de los partidos de la derecha, capaz de generar las mencionadas condiciones.

Mención aparte merece una acción que estaría coordinando María Machado con Víctor Márquez, el presidente de la Asociación de Profesores de la UCV, para incorporar al estudiantado universitario de oposición de todo el país, tanto de las universidades autónomas como de las universidades privadas, a una marcha hacia Miraflores, en protesta por lo que llaman un “cierre técnico” de las universidades autónomas, que están actualmente inactivas en medio de su negativa a aceptar a los aspirantes legal y legítimamente seleccionados con arreglo al nuevo mecanismo implantado por el MPP para la Educación Universitaria.

El Camarada Diosdado Cabello ha denunciado que ve en dicha marcha lo que sería una re edición del golpe del 2.002  (5). A nosotros nos preocupa que esta acción o cualquiera otra que se inventen quienes manejan el actual movimiento estudiantil escuálido, heredero del que salió a la calle a defender vergonzante y violentamente los intereses de RCTV en el 2.007, para conmemorar el 21 de noviembre, día del estudiante universitario en Venezuela, estaría coincidiendo con la cercanía a nuestras costas de las Fuerzas Navales del Comando Sur de los Estados Unidos, que junto con unidades de las armadas de Brasil, Chile, Perú, Méjico, Honduras, Senegal y Camerún, estarán desarrollando las maniobras navales UNITAS LVI – Fase Atlántico, en las costas de Brasil, entre Río de Janeiro y Río Grande, del 13 al 25 de noviembre.

Esta preocupación es totalmente fundada si se toma en consideración que como decíamos en un artículo publicado en este mismo portal, en vísperas de las presidenciales de 2.012 (6), fue la UNITAS XIV, celebrada en aguas chilenas, la que hizo posible la movilización temprana de la armada golpista chilena como presión y apoyo al ejército de Pinochet, en septiembre de 1.973 y por otra parte, unas maniobras similares a las UNITAS, llamadas “Maniobras Bolivarianas”, se estaban celebrando en el puerto atlántico colombiano de Tolú, a solicitud del entonces presidente Rómulo Betancourt, a tres días apenas de las complejísimas elecciones presidenciales del 01 de diciembre de 1.963, como evidente y descarado respaldo del imperio a la ya podrida y tambaleante “democracia puntofijista”.


Debo decir al final de estas líneas que lo único que está totalmente claro en el accionar de la derecha, es que ella se está preparando aceleradamente para acciones mucho más violentas que las que pudieran estar asociadas a una ruda y reñida campaña electoral y que en consecuencia, nosotros, además de mantener nuestro apresto cívico para garantizar un clamoroso triunfo electoral, tenemos que estar preparados para asumir la defensa militar de nuestra revolución. Considero que es necesario que todas las instancias organizativas de la revolución, en especial los partidos del GPP, el Movimiento Comunal Organizado y el Movimiento Obrero Bolivariano, se aboquen desde ya, sin más dilaciones, a la tarea de preparar la defensa militar de la patria, en compañía de nuestra Fuerza Armada Nacional Bolivariana.

¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Patria o Muerte!
¡Venceremos!

_________________

Para un blog es muy importante que el lector haga el esfuerzo de clicar en los botones sociales "Me gusta", "Tweet”, “G+”, etc. que están por debajo o a lado. Gracias.

Per un blog è molto importante che il lettore faccia lo sforzo di cliccare sui tasti social "Mi piace", "Tweet", “G+”, etc. che trovate qui sotto o a lato. Grazie

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...