jueves, 7 de febrero de 2013

La crisis económica en el sistema capitalista

Attilio Folliero, 07/02/2013

El escrito que segue es una clase del profesor Attilio Folliero dictada durante el curso "Teoría de las Relaciones Económicas Internacionales" (Año 2012/13), unidad curricular de la Maestría en Relaciones Internacionales de la Universidad Militar Bolivariana de Venezuela (UMBV).

El sistema económico capitalista se caracteriza por los ciclos económicos, es decir a una fase de expansión alterna una contracción, a su vez seguida por otra expansión y así sucesivamente. La contracción genera como resultado una crisis económica que afecta negativamente a millones de personas.

Sobre la crisis capitalista existen dos teorías: una teoría marxista y una burguesa. La teoría burguesa, que en su pensamiento extremo llega hasta a negar la existencia de la crisis, en general la considera una mera oscilación periódica, destinada a corregir disfunciones y a permitir continuar indefinidamente el desarrollo de las fuerzas productivas; la teoría marxista se caracteriza por haber analizado los mecanismos objetivos de expansión y de contracción del capitalismo.

¿Qué cosa provoca la crisis?

Cuando se pasa de un ciclo económico en expansión a la crisis, lo primero que se da es una "superproducción" de capital productivo (capital constante y variable), o sea para decirlo con las palabras de Marx: “superproducción de medios de producción –medios de trabajo y de subsistencia– susceptibles de funcionar como capital, es decir, de ser empleados para explotar el trabajo hasta un cierto grado de explotación, ya que al descender este grado de explotación por debajo de cierto límite se producen perturbaciones y paralizaciones del proceso de producción capitalista, crisis y destrucción de capital” (Carlos Marx: "El Capital", Libro III, Cap. XV).

La crisis es provocada por la superproducción de bienes de consumo productivo (maquinaria y materias primas). En efecto, en el sistema capitalista la mayor parte del trabajo se emplea en la producción de maquinarias y materias primas. Preguntémonos: ¿Quiénes son los consumidores de los bienes de producción y de materias primas?

Nos da la respuesta el mismo Carlos Marx: “La sociedad capitalista emplea una cantidad mayor de su trabajo anual disponible en la producción (y, por tanto, de capital constante) que no son susceptibles de ser reducidos a renta, ni bajo la forma de salarios ni bajo la de plusvalía, sino que sólo pueden funcionar como capital” (Carlos Marx: "El Capital ", Libro II, Cap. XX).

Entonces los consumidores de los bienes de producción son los mismos capitalistas y de ser así consigue que es también mucho mayor el intercambio de mercancías entre los capitalistas (maquinaria y materias primas) que entre éstos y los obreros y consumidores de bienes de consumos. Se entiende bien que es el mercado de bienes de producción (maquinaria y materias primas) donde se manifiesta la superproducción de mercancías que da lugar a las crisis. Al mercado de bienes de producción añadimos los bancos, que ponen a disposición el capital.

Pero en la concepción de muchos teóricos del marxismo o presuntamente marxistas, a partir de los teóricos de la antigua Unión Soviética, como Petr Ivanovich Nikitin, autor de un famoso “Manual de Economía Política”, muy utilizado por la militancia comunista de todo el mundo, como el Partido Comunista Obrero de España (que ha publicado la edición que invitamos a leer en el enlace) la crisis tiene origen diferente de lo que describe Marx.

Por Nikitin la crisis deriva, por un lado de la superproducción de mercancías (de bienes finales) por parte del sistema capitalista y, por el otro lado de la reducción de la demanda debido a que el capitalismo tiende a bajar los salarios.

Nikitin escribe: “… la tendencia a ampliar ilimitadamente la producción inherente al capitalismo, y la limitada demanda solvente de los consumidores fundamentales: las masas trabajadoras. … El afán de ganancia obliga a cada capitalista a acumular, a ampliar la producción, a perfeccionar la técnica, a emplear nuevas máquinas, a contratar más obreros y a producir más mercancías. Pero el afán de ampliar ilimitadamente la producción no se ve respaldado por la correspondiente ampliación del consumo. Es más, el deseo de lograr el máximo de ganancia impulsa al capitalista a bajar los salarios y a aumentar el grado de explotación. Pero el aumento de la explotación y la depauperación de los trabajadores significan la reducción relativa de la demanda solvente, la reducción de las posibilidades de venta de las mercancías. Y todo ello origina las crisis económicas de superproducción”. (Petr Ivanovich Nikitin, “Manual de Economía Política”, Pag. 87)

Hemos ya visto que Marx habla de superproducción de medios de producción (maquinaria y materias primas) y no es lo mismo hablar de superproducción de medios de producción que de bienes de consumos finales, a los cuales acceden los obreros y todos los consumidores.

¿Por qué no es lo mismo? Por la simple razón que en el sistema capitalista la producción de bienes de consumo final supera permanentemente la demanda; es una ley consolidada del capitalismo que el mercado (demanda) crece siempre más lentamente que la producción (oferta); por lo tanto en el sistema capitalista la superproducción de bienes de consumo final es un estado permanente y no excepcional o periódico, como en el caso de la crisis económica. Es por esta razón que, a nivel mundial, la producción de mercancía (bienes de consumo final) es siempre superior a la demanda y por ende las tiendas de todo el mundo, en particular de los países desarrollados, están siempre llenas de mercancías, aun cuando millones de personas, alrededor del mundo, se mueren de hambre por no tener la capacidad de adquirir la mercancía.

Otra “falsa interpretación” de estos presuntos teóricos del marxismo, como el soviético Petr Ivanovich Nikitin, que acabamos de leer arriba, es la caída de los salarios cual causa originaria de la crisis.

La caída de los salarios no es una causa de la crisis, más bien una consecuencia de la crisis. Esta afirmación se puede demostrar analizando los datos de los salarios, por ejemplo en los Estados Unidos, en relación a la crisis económica actual. Tomando en consideración los datos de la “Oficina de Análisis Económica” del “Departamento de Comercio” de Estados Unidos (BEA, Tabla 1.12, Url: http://www.bea.gov/iTable/iTable.cfm?ReqID=9&step=1), podemos ver claramente que los salarios en Estados Unidos han bajado en 2009, después de haberse dato la crisis, que empezó en el IV semestre del 2007 (Véase NBER, Url: http://www.nber.org/cycles.html).

Como podemos observar también en la siguiente imagine (que representa la captura de pantalla de la tabla indicada), en 2007 los salarios (Compensation of employees) en Estados Unidos equivalen a 7.855 billones de dólares; en 2008 a 8.068 billones y en el 2009, como consecuencia de la crisis caen a 7.799. Entonces, la caída de los salarios es consecuencia de la crisis y no la causa.



Hoy, en nombre de Marx y del marxismo hay autores, algunos muy famosos, que se encargan de hacer pasar las consecuencias de la crisis por la causas. Además, a parte las causas de la crisis, en muchos "Manuales de economía marxista" nada se dice acerca del derrumbe del capitalismo, de sus límites y de su tendencia inevitable hacia el colapso. El marxismo ha demostrado científicamente que el capitalismo marcha hacia su propio final; como toda formación histórica, también el capitalismo llegará a su fin, empujado por sus propias contradicciones internas. En muchos de estos manuales, el capitalismo casi aparece eterno y hasta se convierte en la antesala del socialismo.

Por supuesto algunos de estos teóricos, de estos intelectuales, actúan en mala fe, siendo al servicio del sistema, al sueldo de la clase dominante (el intelectual orgánico del cual habla Gramsci); otros, a lo mejor actúan en buena fe, por haberse formado utilizando libros que “interpretan” la realidad y el marxismo. No por esto son menos peligros, al contrario son mucho más peligrosos.


¿Cuál es la consecuencia de hacer pasar los efectos de la crisis como causante y al revés las causas como simple efectos?


Los expertos de la ONU, del FMI, del Banco Mundial y de las demás organizaciones internacionales, los responsables de los partidos políticos, incluyendo los partidos presuntamente de izquierda, los intelectuales de la burguesía y muchos presuntos intelectuales de izquierda, los periodistas y los medios, todos junto en relación a la actual crisis económica (reconocida como tal solamente a partir de la quiebra de coloso financiero “Lehman Brothers”, el 15 de septiembre de 2008; véase el anuncio de la quiebra en el mismo sitio web de coloso financiero, url: http://www.lehman.com/press/pdf_2008/091508_lbhi_chapter11_announce.pdf) hablan de “crisis financiera” e indican en el crédito una de las causas de la crisis.


Para todos estos expertos, culpable de la crisis son: el capital financiero especulativo, los banqueros ávidos de dinero, un estado profundamente liberal y la falta de controles sobre la finanza.


Para todos estos expertos,  con esta “crisis financiera” lo que está en discusión no es la estructura capitalista más bien la superestructura financiera. Invirtiendo los términos del problema, haciendo pasar las causas de la crisis por las consecuencias se está haciendo creer a la opinión pública mundial, al proletariado que la crisis se arregla con una simple reforma, con mayores controles por parte del estado, con reglas claras para que nunca más vuelva a pasar lo que nos está pasando.


En definitiva el objetivo de todos estos “impostores”, invirtiendo los términos del problema y culpando al capital financiero especulativo es hacer pasar la idea que existe un capitalismo bueno y un capitalismo salvaje, malo, representado por el libre mercado. Pero, preguntémonos: “¿Que es el capital financiero especulativo?” El capital financiero especulativo es la fusión entre capital bancario y el gran capital que acumula riqueza, plusvalor en el sector empresarial, en el comercio y en los servicios, explotando el trabajo de los proletarios. No es un asunto nuevo, relacionado con la actual crisis; es lo que está pasando a partir del principio del siglo XX, cuando el capitalismo entró en su fase superior, el imperialismo (véase Vladimir Lenin, "El imperialismo fase superior del capitalismo", 1916. Se puede leer a esta Url: http://www.marxismoeducar.cl/len53.htm#p2).


En el afán de resguardar el sistema económico actual, todos sus defensores insisten en marcar una diferencia entre un capitalismo bueno y uno malo. Por supuesto, no podía faltar la intromisión de la iglesia católica, que el 24 de octubre de 2011 ha publicado una nota donde se propone una necesaria reforma del sistema financiero internacional, a significar la existencia de un capitalismo bueno y uno malo (Véase: “Para una reforma del sistema financiero internacional”, en italiano, inglés, francés y portugués en el sitio oficial del Vaticano, Url: www.vatican.va/roman_curia/pontifical_councils/justpeace/index_it.htm).


No existe un capitalismo bueno y uno malo con el cual acabar; existe simplemente un capitalismo en su fase superior. El capitalismo es uno y es un sistema económico basado en la producción de bienes y servicios para el mercado, cuya única finalidad es la ganancia, sin tener ningún tipo de humanidad, sin preocuparse de los miles de millones que no tienen para comer y literalmente mueren de hambre, sin preocuparse del despilfarro de los principales recursos del planeta, que lamentablemente se están acabando, sin preocuparse de los daños irreversibles al ambiente; para el capital lo único que interesa es la ganancia en el inmediato, sin preocuparse para nada de lo que pueda pasar a las futuras generaciones y al planeta.


Por supuesto, no solo hablan de un capitalismo bueno y uno malo, también constantemente se encargan de difundir falsedades sobre el mayor crítico del capitalismo, o sea Carlos Marx. En 1992, por ejemplo, el politólogo estadunidense Francis Fukuyama, uno de estos intelectuales orgánicos al servicio del sistema, proclama el fin de historia, de las clases sociales, de la lucha de clase y la falacia de las ideas marxistas (The end of history and the last man, Free Press, New York, 1992, Pag. 418). Por contra la historia misma se encarga de dar razón a Carlos Marx, cuyo análisis se puede demostrar matemáticamente.


Explicación matemática de la crisis


En principio hemos visto que la causa de una crisis es la superproducción de medios de producción, es decir la causa de la crisis está en la acumulación misma del capital. Esto tiene una explicación matemática, que demuestra el mismo Marx y que hoy podemos seguir comprobando con el estudio de datos actualizados al 2012.


Marx llama “Capital constante“(Cc) toda la inversión necesaria a la producción: por un lado edificios, maquinarias y mobiliario, lo que se conoce con el termino de capital fijo; por el otro lado las materias primas empleadas en la transformación y los recursos como los combustibles; materias primas y recursos se conocen con el termino de capital circulante. En definitiva esta dos partes del capital (fijo y circulante) constituyen el capital constante, llamado así por Marx por el hecho que durante el trabajo, el valor o costo de estos factores se traslada al precio del nuevo producto en manera constante, sin ninguna variación. (Carlos Marx, El Capital, Tomo I, Capítulo VI).


El capitalista por supuesto tiene que invertir también en fuerza de trabajo, es decir en salarios, que Marx llama “Capital variable” (Cv) porque el obrero con su trabajo agrega al producto el valor de su salario y al mismo tiempo un surplus que varía según la tasa de explotación a la cual está sometida la fuerza de trabajo, es decir los asalariados. Es la explotación de la fuerza de trabajo que asegura una ganancia al capitalista, al dueño de los medios de producción.


La acumulación de capital determina nueva inversión, pero – como se demuestra matemáticamente más adelante con el estudio histórico de los datos – estas nuevas inversiones se dirigen sobre todo hacia el capital constante, hacia el incremento de maquinarias, de tecnología más moderna que permite una mayor producción. Mayor inversión en capital constante significa menor inversión en capital variable, en salarios. A largo plazo, la mayor inversión en capital constante se traduce en una tasa de ganancia menor (Ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia).


Para nuestro análisis son importantes los siguientes conceptos:

  • El Capital invertido (C), que corresponde a la suma del Capital Constante (Cc) y del Capital Variable (Cv), expresado con la formula C=Cc+Cv;
  • La Tasa de explotación (P), es decir la relación entre la ganancia o plusvalor (Pv) y los salarios (Cv), o sea P=Pv/Cv;
  • La Tasa de ganancia (G), que mide la rentabilidad del capital total invertido, es decir el retorno, en término porcentual, sobre el capital invertido en un determinado periodo, por ejemplo en un año; se calcula como relación entre ganancia o plusvalor (Pv) y capital (Cc+Cv), o sea G=Pv(Cc+Cv);
  • La Composición Orgánica del Capital (COC) exprime la relación entre el Capital constante (Cc) y el Capital variable, o sea COC=Cc/Cv.
Según la teoría de Marx, el aumento de la inversión en tecnología, en maquinarias, es decir en capital constante, aumenta la composición orgánica del capital y reduce la tasa de ganancia.

Hasta que la burguesía, dueña de los medio de producción, puede seguir acumulando plusvalor en cantidad superior al capital invertido, la riqueza sigue aumentando. Pero, el capitalismo trae plusvalor únicamente de la explotación de la fuerza de trabajo, del capital variable. Cuando se disminuye la inversión en capital variable (fuerza de trabajo, salarios) y se sube la inversión en capital constante, se determina una disminución del plusvalor. La crisis se determina porque el plusvalor sube menos que el capital invertido, o sea la crisis se debe a la caída de la tasa de ganancia. Históricamente, en término absoluto la ganancia aumenta; en término porcentual, en relación al capital invertido tendencialmente decrece; es decir es precisamente analizando el largo periodo que tiene una tendencia decreciente (Carlos Marx, El Capital, Tomo 3, Sección tercera “Ley de la tendencia decreciente de la cuota de ganancia”).

Nuestra tarea es comprobar la teoría de Marx, con los datos actualizados a nuestra época (al 2012). Para demostrar matemáticamente lo enunciado por Carlos Marx, consideramos los datos de largo periodo del más importante país capitalista, o sea Estados Unidos.

Los datos de Estados Unidos, a partir del año 1929 se encuentran en línea en el sitio web de la “Oficina de Análisis Económica” del “Departamento de Comercio” de Estados Unidos (BEA, “Tabla 1.1.5: Producto Interno Bruto”, en Ingles “Gross Domestic Product” y “Tabla 1.12: Ingreso Nacional por Tipo de Ingreso”, en Ingles “National Income by Type of Income”, Url: http://www.bea.gov/iTable/iTable.cfm?ReqID=9&step=1).

En cuanto a la metodología, seguimos la adoptada por José Luis González González en su escrito “Tendencia histórica de la tasa de ganancia en Estados Unidos (1929-2006)”, Url: http://www.geocities.ws/redculturalin/tasadeganancia2007.html.

Para demostrar la caída tendencial de la tasa de ganancia en Estados Unidos, desde 1929 hasta 2012, necesitamos calcular el Capital constante, o sea la inversión en maquinarias y materias primas.

Utilizando la metodología del citado José Luis González González, obtenemos el capital constante (Tabla n. 1) restando el Ingreso nacional (IN) al Producto Interno bruto (PIB).

Los Salarios (en inglés “Compensation of employees”) representan el Capital variable (Cv); restando los Salarios (W) del Ingreso nacional (IN) se obtiene el Plusvalor (Pv). Estos datos se reportan en la Tabla n. 2.

Disponiendo de los datos del Capital costante, del Capital variable y del Plusvalor podemos calcular la Tasa de explotación (P), la Tasa de ganancia (G) y la Composición Orgánica del Capital. Estos datos se reportan en la Tabla n. 3.

Antes de seguir, recordamos que el Producto Interno Bruto (PIB) es definido como el valor de todos los bienes y servicios producidos en un país, en un año; prácticamente es la suma de:

  • Gasto en consumo personal, en Ingles “Personal consumption expenditures” (Co);
  • Inversión privada bruta nacional, en Ingles “Gross private domestic investment” (In);
  • Balanza comercial (B), en Ingles “Net exports of goods and services”, es decir la diferencia entre el valor de las Exportaciones de bienes y servicios (X) y el valor de las importaciones de bienes y servicios (M) (X-M);
  • Gasto gubernamental, en Ingles “Gobernment consumption” (Gv).
Entonces: PIB = Co + In + Gv + (X-M)

El Ingreso Nacional (IN) o Renta Nacional indica los ingresos que reciben todos los factores productivos nacionales durante un año, descontando todos los bienes y servicios utilizado para producirlo; por lo tanto es la suma de:

  • Salarios, en Inglés “Compensation of employees” (W);
  • Ingresos privados extra salariales, en Ingles “The proprietors’ income” (Ip);
  • Rentas de patrimonios personales varios, en Ingles  “The rental income of persons” (R);
  • Ganancias empresariales, en Ingles “The corporate profit” (K);
  • Flujos de caja netos, es decir los Ingresos menos gastos en dinero líquido, en Ingles “Net interest and miscellaneum payment” (ITn);
En resumen IN = W + K + Ip + R + ITn

Tabla n. 1
Producto Interno Bruto (PIB), Ingreso Nacional (IN) y Capital constante (Cc) en Estados Unidos
(Años 1929-2012)
Año
PIB
IN
Cc=PIB-IN
Año
PIB
IN
Cc=PIB-IN
1929
103,6
93,9
9,7
1971
1.126,8
1.005,6
121,2
1930
91,2
82,9
8,3
1972
1.237,9
1.110,3
127,6
1931
76,5
67,4
9,1
1973
1.382,3
1.246,1
136,2
1932
58,7
51,1
7,6
1974
1.499,5
1.341,5
158,0
1933
56,4
48,8
7,6
1975
1.637,7
1.444,0
193,7
1934
66,0
58,1
7,9
1976
1.824,6
1.609,8
214,8
1935
73,3
66,0
7,3
1977
2.030,1
1.797,4
232,7
1936
83,8
74,7
9,1
1978
2.293,8
2.027,9
265,9
1937
91,9
83,3
8,6
1979
2.562,2
2.248,3
313,9
1938
86,1
76,6
9,5
1980
2.788,1
2.433,0
355,1
1939
92,2
82,0
10,2
1981
3.126,8
2.729,8
397,0
1940
101,4
90,9
10,5
1982
3.253,2
2.851,4
401,8
1941
126,7
115,8
10,9
1983
3.534,6
3.070,9
463,7
1942
161,9
149,5
12,4
1984
3.930,9
3.461,3
469,6
1943
198,6
184,2
14,4
1985
4.217,5
3.696,3
521,2
1944
219,8
198,0
21,8
1986
4.460,1
3.871,5
588,6
1945
223,0
198,3
24,7
1987
4.736,4
4.150,0
586,4
1946
222,2
198,6
23,6
1988
5.100,4
4.522,3
578,1
1947
244,1
216,3
27,8
1989
5.482,1
4.800,5
681,6
1948
269,1
242,6
26,5
1990
5.800,5
5.059,5
741,0
1949
267,2
237,5
29,7
1991
5.992,1
5.217,9
774,2
1950
293,7
263,9
29,8
1992
6.342,3
5.517,1
825,2
1951
339,3
303,8
35,5
1993
6.667,4
5.784,7
882,7
1952
358,3
321,3
37,0
1994
7.085,2
6.181,3
903,9
1953
379,3
338,6
40,7
1995
7.414,7
6.522,3
892,4
1954
380,4
338,7
41,7
1996
7.838,5
6.931,7
906,8
1955
414,7
372,0
42,7
1997
8.332,4
7.406,0
926,4
1956
437,4
394,9
42,5
1998
8.793,5
7.875,6
917,9
1957
461,1
413,3
47,8
1999
9.353,5
8.358,0
995,5
1958
467,2
415,6
51,6
2000
9.951,5
8.938,9
1.012,6
1959
506,6
453,5
53,1
2001
10.286,2
9.185,2
1.101,0
1960
526,4
473,9
52,5
2002
10.642,3
9.408,5
1.233,8
1961
544,8
490,7
54,1
2003
11.142,2
9.840,2
1.302,0
1962
585,7
528,9
56,8
2004
11.853,3
10.534,0
1.319,3
1963
617,8
559,7
58,1
2005
12.623,0
11.273,8
1.349,2
1964
663,6
601,4
62,2
2006
13.377,2
12.031,2
1.346,0
1965
719,1
652,2
66,9
2007
14.028,7
12.396,4
1.632,3
1966
787,7
710,1
77,6
2008
14.291,5
12.609,1
1.682,4
1967
832,4
750,4
82,0
2009
13.973,7
12.132,6
1.841,1
1968
909,8
821,2
88,6
2010
14.498,9
12.811,4
1.687,5
1969
984,4
888,5
95,9
2011
15.075,7
13.358,9
1.716,8
1970
1.038,3
929,5
108,8
2012
15.676,0


Fuente: BEA, Url: http://www.bea.gov. Datos en billones de US Dólares

Tabla n. 2
Ingreso Nacional (IN), Capital variable (Cv) y Plusvalor (Pv) en Estados Unidos
(Años 1929-2012)
Año
IN
Cv
Pv=IN-Cv
Año
IN
Cv
Pv=IN-Cv
1929
93,9
51,1
42,8
1971
1.005,6
658,9
346,7
1930
82,9
46,9
36,0
1972
1.110,3
725,1
385,2
1931
67,4
39,8
27,6
1973
1.246,1
811,2
434,9
1932
51,1
31,1
20,0
1974
1.341,5
890,2
451,3
1933
48,8
29,6
19,2
1975
1.444,0
949,1
494,9
1934
58,1
34,3
23,8
1976
1.609,8
1.059,3
550,5
1935
66,0
37,4
28,6
1977
1.797,4
1.180,5
616,9
1936
74,7
42,9
31,8
1978
2.027,9
1.335,5
692,4
1937
83,3
48,0
35,3
1979
2.248,3
1.498,3
750,0
1938
76,6
45,0
31,6
1980
2.433,0
1.647,6
785,4
1939
82,0
48,1
33,9
1981
2.729,8
1.819,7
910,1
1940
90,9
52,2
38,7
1982
2.851,4
1.919,6
931,8
1941
115,8
64,8
51,0
1983
3.070,9
2.035,5
1.035,4
1942
149,5
85,3
64,2
1984
3.461,3
2.245,4
1.215,9
1943
184,2
109,6
74,6
1985
3.696,3
2.411,7
1.284,6
1944
198,0
121,3
76,7
1986
3.871,5
2.557,7
1.313,8
1945
198,3
123,3
75,0
1987
4.150,0
2.735,6
1.414,4
1946
198,6
119,6
79,0
1988
4.522,3
2.954,2
1.568,1
1947
216,3
130,1
86,2
1989
4.800,5
3.131,3
1.669,2
1948
242,6
142,0
100,6
1990
5.059,5
3.326,3
1.733,2
1949
237,5
141,9
95,6
1991
5.217,9
3.438,3
1.779,6
1950
263,9
155,3
108,6
1992
5.517,1
3.631,4
1.885,7
1951
303,8
181,4
122,4
1993
5.784,7
3.797,1
1.987,6
1952
321,3
196,2
125,1
1994
6.181,3
3.998,5
2.182,8
1953
338,6
210,2
128,4
1995
6.522,3
4.195,2
2.327,1
1954
338,7
209,2
129,5
1996
6.931,7
4.391,4
2.540,3
1955
372,0
225,7
146,3
1997
7.406,0
4.665,6
2.740,4
1956
394,9
244,5
150,4
1998
7.875,6
5.023,2
2.852,4
1957
413,3
257,6
155,7
1999
8.358,0
5.353,9
3.004,1
1958
415,6
259,5
156,1
2000
8.938,9
5.788,8
3.150,1
1959
453,5
281,0
172,5
2001
9.185,2
5.979,3
3.205,9
1960
473,9
296,4
177,5
2002
9.408,5
6.110,8
3.297,7
1961
490,7
305,3
185,4
2003
9.840,2
6.382,6
3.457,6
1962
528,9
327,1
201,8
2004
10.534,0
6.693,4
3.840,6
1963
559,7
345,2
214,5
2005
11.273,8
7.065,0
4.208,8
1964
601,4
370,7
230,7
2006
12.031,2
7.477,0
4.554,2
1965
652,2
399,5
252,7
2007
12.396,4
7.855,9
4.540,5
1966
710,1
442,7
267,4
2008
12.609,1
8.068,3
4.540,8
1967
750,4
475,1
275,3
2009
12.132,6
7.799,4
4.333,2
1968
821,2
524,3
296,9
2010
12.811,4
7.970,0
4.841,4
1969
888,5
577,6
310,9
2011
13.358,9
8.295,2
5.063,7
1970
929,5
617,2
312,3
2012
15.676,0
8.559,8

Fuente: BEA, Url: http://www.bea.gov. Datos en billones de US Dólares

Tabla n. 3
Tasa de explotación (P), Composición Orgánica del Capital (COC) y Tasa de ganancia (G) en Estados Unidos (Año 1929-2012)
Año
P=Pv/Cv
COC=Cc/Cv
G=Pv/(Cc+Cv)
Año
P=Pv/Cv
COC=Cc/Cv
G=Pv/(Cc+Cv)
1929
0,83757
0,18982
0,70395
1971
0,52618
0,18394
0,44443
1930
0,76759
0,17697
0,65217
1972
0,53124
0,17598
0,45174
1931
0,69347
0,22864
0,56442
1973
0,53612
0,16790
0,45905
1932
0,64309
0,24437
0,51680
1974
0,50696
0,17749
0,43055
1933
0,64865
0,25676
0,51613
1975
0,52144
0,20409
0,43306
1934
0,69388
0,23032
0,56398
1976
0,51968
0,20278
0,43207
1935
0,76471
0,19519
0,63982
1977
0,52258
0,19712
0,43653
1936
0,74126
0,21212
0,61154
1978
0,51846
0,19910
0,43237
1937
0,73542
0,17917
0,62367
1979
0,50057
0,20950
0,41386
1938
0,70222
0,21111
0,57982
1980
0,47669
0,21553
0,39217
1939
0,70478
0,21206
0,58148
1981
0,50014
0,21817
0,41057
1940
0,74138
0,20115
0,61722
1982
0,48541
0,20931
0,40140
1941
0,78635
0,16815
0,67316
1983
0,50867
0,22781
0,41429
1942
0,75264
0,14537
0,65711
1984
0,54151
0,20914
0,44785
1943
0,68066
0,13139
0,60161
1985
0,53265
0,21611
0,43800
1944
0,63232
0,17972
0,53599
1986
0,51366
0,23013
0,41757
1945
0,60827
0,20032
0,50676
1987
0,51703
0,21436
0,42577
1946
0,66054
0,19732
0,55168
1988
0,53080
0,19569
0,44393
1947
0,66257
0,21368
0,54592
1989
0,53307
0,21767
0,43778
1948
0,70845
0,18662
0,59703
1990
0,52106
0,22277
0,42613
1949
0,67371
0,20930
0,55711
1991
0,51758
0,22517
0,42246
1950
0,69929
0,19189
0,58671
1992
0,51928
0,22724
0,42313
1951
0,67475
0,19570
0,56432
1993
0,52345
0,23247
0,42472
1952
0,63761
0,18858
0,53645
1994
0,54590
0,22606
0,44525
1953
0,61085
0,19363
0,51176
1995
0,55471
0,21272
0,45741
1954
0,61902
0,19933
0,51614
1996
0,57847
0,20649
0,47946
1955
0,64821
0,18919
0,54508
1997
0,58736
0,19856
0,49006
1956
0,61513
0,17382
0,52404
1998
0,56785
0,18273
0,48011
1957
0,60443
0,18556
0,50982
1999
0,56110
0,18594
0,47313
1958
0,60154
0,19884
0,50177
2000
0,54417
0,17492
0,46315
1959
0,61388
0,18897
0,51631
2001
0,53617
0,18414
0,45279
1960
0,59885
0,17713
0,50874
2002
0,53965
0,20190
0,44900
1961
0,60727
0,17720
0,51586
2003
0,54172
0,20399
0,44994
1962
0,61694
0,17365
0,52566
2004
0,57379
0,19710
0,47931
1963
0,62138
0,16831
0,53186
2005
0,59573
0,19097
0,50020
1964
0,62234
0,16779
0,53292
2006
0,60909
0,18002
0,51617
1965
0,63254
0,16746
0,54181
2007
0,57797
0,20778
0,47854
1966
0,60402
0,17529
0,51393
2008
0,56280
0,20852
0,46569
1967
0,57946
0,17260
0,49417
2009
0,55558
0,23606
0,44948
1968
0,56628
0,16899
0,48442
2010
0,60745
0,21173
0,50131
1969
0,53826
0,16603
0,46162
2011
0,61044
0,20696
0,50576
1970
0,50599
0,17628
0,43017
2012




Grafico 1

En el Grafico 1, que muestra los datos de la tasa de ganancia anual desde 1929, reportados en la Tabla n. 3, se puede apreciar la tendencia decreciente de la tasa de ganancia. Por supuesto, se alternan años en los cuales la ganancia decrece, a años en los cuales la ganancia sube. Pero, en los primeros 51 años, desde 1929 hasta 1980, aun alternándose crecida a decrecida, vemos claramente que cuando crece nunca llega al pico al cual había llegado en el ciclo anterior, y así cuando decrece después de una subida, la tasa de ganancia llega siempre a una depresión  más baja del anterior ciclo.

En 1929 la tasa de ganancia representaba el 70,39% del capital invertido, en 1933 se deprime hasta 51,61%, luego llega a un nuevo pico a 67,32% en 1941, pero inferior al valor del 1929. Después, encontramos picos en los años: 1948 (59,70%), 1955 (54,51%), 1965 (54,18%), 1973 (45,90%), 1977 (43,65%); así las depresiones, que después del 1933, se determinan en los años: 1945 (50,68%), 1953 (51,18%), 1958 (50,18%), 1970 (43,02%) 1974 (43,05%) y 1980 (39,22%). Con muy pocas leves excepciones, entre 1929 y 1980 la tendencia es evidente y continua.

Entre 1980 y 2011, la tendencia decreciente es menos marcada. Después de la depresión de 1980, encontramos picos en los años: 1984 (44,78%), 1988 (44,39%), 1997 (49,01%), 2006 (51,62%) y en fin en 2011 (50,58%), que hasta el momento representa un pico en relación a la depresión del 2009; depresiones se dan en los años: 1986 (41,76%), 1991 (42,25%), 2002 (44,90%) y 2009 (44,95%).

La Composición Orgánica del Capital (COC) indica la relación entre Capital constante (Cc) y Capital variable (Cv); al aumentar la inversión en maquinarias (Cc), aumenta el valor de la COC, pero aumentando la COC significa que disminuye la tasa de ganancia. En el siguiente grafico n. 2, podemos ver la relación entre COC y Tasa de ganancia (G) en Estados Unidos entre 1929 y 2011.

Grafico 2

Los datos de la Tasa de ganancia (G) y de la Composición orgánica del capital (COC) reportado en la Tabla n. 3 y el grafico n. 2, evidencian:
  • Que en Estados Unidos, entre 1929 y 2011 ha habido una tendencia a una mayor inversión en Capital constante (maquinaria) en relación al capital variable (salarios);
  • La tendencia decreciente de la tasa de ganancia;
  • Una clara relación entre aumento de la COC y reducción de la tasa de ganancia. En 1933 en correspondencia de una depresión, encontramos un crecimiento de la COC, es decir un aumento de la inversión en capital constante que llega a ser el 25,67% de la inversión en capital variable; en 1941, en correspondencia del pico, encontramos que la inversión en Cc ha sido solamente el 16,81% del capital variable. Y así en seguida, cuando la inversión en maquinaria aumenta, baja la tasa de ganancia lo que equivale a una crisis económica.

Los ciclos económicos

Entonces el capitalismo se caracteriza por las periódicas crisis económicas y el alternarse de fases de crecimiento económico a fases de depresión. Ninguna intervención humana, ninguna política económica pudo resolver el problema y nunca podrá resolverse; lo único que se ha logrado es modificar, en alguna manera, su duración y frecuencia.

En los Estados Unidos existe un organismo público, el “National Bureau of Economic Research” (NBER), o sea la “Oficina Nacional para la Investigación Económica”, que desde el 1854 estudia la economía y los ciclos económicos, decretando, entre otro, el comienzo y el fin de una crisis. Desde 1854 hasta hoy el NBER ha individuado 33 ciclos económicos (Véase Url: http://www.nber.org/cycles/cyclesmain.html), que se reportan en la siguiente Tabla n. 4. Es evidente e incontestable:

  • Las crisis cíclicas del capital son inevitables; si bien las políticas y las decisiones de los gobiernos y de los órganos competentes (como los bancos centrales) han podido modificar, en cierta forma, la duración y la frecuencia de las crisis, no pueden eliminarlas. Según NBER, el tiempo de duración de una crisis se está reduciendo, mientras se alarga el tiempo entre una crisis y la otra. En el período comprendido entre 1854 y 2009 hubo 33 ciclos; la duración media de una contracción, la fase de crisis, es decir entre un pico y una depresión, ha sido de 17,5 meses; pero entre 1854 y 1919 la duración media de una crisis era de 21,6 meses, que ha bajado a 18,2 entre 1919 y 1945 y ha bajado aún más entre 1945 y 2009. Al contrario las fases económicas en expansión se están alargando: en total entre 1854 y 2009, en promedio las fases de expansión han durado 38,7 meses; era de 26,6 meses entre 1854 y 1919; sube a 35,0 meses entre 1919 y 1945 y sube aún más a 58,4 meses entre 1945 y 2009 (Tabla n. 5). Lo que ha permitido reducir las fases de contracción y alargar las fases de expansión es la creciente intervención de los estados en la economía, que se expresa mediante la deuda pública, cuyo problema se analizara más adelante.
  • La Ley de la tendencia decreciente de la tasa de ganancia, pero nos dice que el sistema no va a durar para siempre. En esencia, el capitalismo, contrariamente a lo que muchos intelectuales nos quieren hacer creer, como Fukuyama, es un sistema de transición que ha tenido el gran mérito de incrementar los medios de producción. La humanidad, hasta la llegada del capitalismo, ha tenido siempre problemas de supervivencia, ya que no había suficiente comida para todos: el hambre, la hambruna y las enfermedades contribuían a diezmar a la humanidad y mantener bajos los índices de esperanza de vida. Todavía a principio del siglo XX, la esperanza de vida no era superior a 30-40 años. Hoy la humanidad sigue teniendo hambre, pero la causa no es más la falta de comida, sino el sistema económico que permite el acceso a los bienes solo a las personas que pueden acceder al mercado, excluyendo los demás, que terminan muriéndose de hambre aun cuando son circundados por enormes cantidades de comida, que termina votada en los vertederos de todo el mundo. La propiedad privada de los medios de producción en mano a una pequeña minoría, la división en clases, el consumismo desenfrenado y la acumulación en manos de unos pocos a costa de una mayoría que sigue siendo explotados, hacen del capitalismo un sistema económico de transición. Su superación es esencial para la supervivencia misma de la humanidad y la vida en nuestro planeta, ya que el sistema en esta loca carrera hacia el consumismo, la contaminación, el agotamiento de los recursos, etc. puede llevar a la destrucción de la vida en la tierra.

Tabla n. 4
Ciclos económicos en Estados Unidos desde 1854 según NBER
Ciclo
Pico
Depresión
Duración en meses
Contracción (Pico-Depresión)
 Expansione  (Depresión-Pico)
 Entre dos depresiones
 Entre dos picos
-
-
Diciembre 1854
-
-
-
-
1
Junio 1857
Diciembre 1858
18
30
48
-
2
Octubre 1860
Junio 1861
8
22
30
40
3
Abril 1865
Diciembre 1867
32
46
78
54
4
Junio 1869
Diciembre 1870
18
18
36
50
5
Octubre 1873
Marzo 1879
65
34
99
52
6
Marzo 1882
Mayo 1885
38
36
74
101
7
Marzo 1887
Abril 1888
13
22
35
60
8
Julio 1890
Mayo 1891
10
27
37
40
9
Enero 1893
Junio 1894
17
20
37
30
10
Diciembre 1895
Junio 1897
18
18
36
35
11
Junio 1899
Diciembre 1900
18
24
42
42
12
Septiem. 1902
Agosto 1904
23
21
44
39
13
Mayo 1907
Junio 1908
13
33
46
56
14
Enero 1910
Enero 1912
24
19
43
32
15
Enero 1913
Diciembre 1914
23
12
35
36
16
Agosto 1918
Marzo 1919
7
44
51
67
17
Enero 1920
Julio 1921
18
10
28
17
18
Mayo 1923
Julio 1924
14
22
36
40
19
Octubre 1926
Noviemb. 1927
13
27
40
41
20
Agosto 1929
Marzo 1933
43
21
64
34
21
Mayo 1937
Junio 1938
13
50
63
93
22
Febrero 1945
Octubre 1945
8
80
88
93
23
Noviembre 1948
Octubre 1949
11
37
48
45
24
Julio 1953
Mayo 1954
10
45
55
56
25
Agosto 1957
Abril 1958
8
39
47
49
26
Abril 1960
Febrero 1961
10
24
34
32
27
Diciembre 1969
Noviemb. 1970
11
106
117
116
28
Noviemb 1973
Marzo 1975
16
36
52
47
29
Enero 1980
Julio 1980
6
58
64
74
30
Julio 1981
Noviemb. 1982
16
12
28
18
31
Julio 1990
Marzo 1991
8
92
100
108
32
Marzo 2001
Noviemb. 2001
8
120
128
128
33
Diciembre 2007
Junio 2009 
18
73
91
81

Tabla n. 5
Resumen ciclos económicos en Estados Unidos desde 1854 según NBER
Periodo
Ciclos
Duración en meses
Contracción (Pico-Depresión)
 Expansione  (Depresión-Pico)
 Entre dos depresiones
 Entre dos picos
1854-2009
33
17,5
38,7
56,2
56,4
1854-1919
16
21,6
26,6
48,2
48,9
1919-1945
6
18,2
35,0
53,2
53,0
1945-2009
11
11,1
58,4
69,5
68,5
Nota: Entre dos picos hubo 32 ciclos entre 1854 y 2009 y 15 ciclos entre 1854 y 1919

La crisis actual

En noviembre de 2001, según NBER, la economía estadounidense llega a su punto de depresión y luego empieza un nuevo ciclo expansivo. Esta expansión pero es extremadamente desproporcionada y trae origen en las decisiones de Alan Greenspan (y de la lobby que él representa). 

Entre 1987 y 2006, Alan Greenspan fu presidente de la Federal Reserve, el Banco Central de Estados Unidos, un banco privado.

Alan Greenspan, en 2001 para evitar el colapso de Wall Street y de las bolsas mundiales, en consecuencia de la quiebra de la New Economy (o punto com o dot com), en menos de un año reduce el costo del dinero de 6,50% a 2.50%. Por consecuencia los bancos que viven prestando dinero a cambio de un interés, en consideración que la tasa de interés era muy baja ha tenido que empezar a prestar dinero, sobre todo para la compra de inmuebles, a las familias con pocos recursos, que tenían grandes probabilidades de no poder pagar la hipoteca. Esta categoría de clientes con gran probabilidad de no poder devolver el dinero prestado se llama “subprime”, para distinguirlo de los clientes solventes denominados “prime”.

Las bajas tasas de interés y la desregulación del mercado de bienes raíces atrajo al mercado inmobiliario los especuladores, que vieron en este sector la posibilidad de obtener para sus inversiones una tasa de ganancia superior a la que podían obtener en el sector productivo. Esto hizo aumentar artificialmente y dramáticamente los precios inmobiliarios, lo que hizo aumentar la probabilidad de insolvencia para los clientes “subprime”.

Era fácil predecir que tarde o temprano el sistema se derrumbaba. Y eso es lo que ha pasado.

Capital productivo y capital financiero especulativo

En los períodos inmediatamente anteriores a la crisis, aumenta el capital especulativo, es decir, el capital acumulado en lugar de ser reinvertido en la producción se destina a la especulación. El aumento del capital especulativo, por lo tanto, es otro de los indicios que anuncian una crisis inminente. En resumen cuando la tasa de ganancia que ofrece el sector productivo cae, el capitalista busca nuevas inversiones para su capital, inversiones que ofrezcan tengan una tasa de ganancia por supuesto superior a la que puede ofrecer el sector productivo en crisis. El capital abandona el sector productivo y toma sustancialmente dos vías: la exportación de capital al exterior, hacia países que garantizan tasa de ganancia superior a la que ofrece el mercado nacional o la inversión en la especulación. Esto para quedar en las actividades licita, porque hay siempre la posibilidad que este capital se vaya hacia actividades ilícitas (Drogas, tráfico humano…).

¿Qué se entiende por especulación? Un apartamento, por ejemplo, tiene una función muy peculiar: asegurar un techo, un lugar donde vivir a una persona o grupo de personas (familia). No es un bien especulativo, pero cuando este bien es comprado por alguien con la finalidad no de habitarlo, sino de venderlo después de algún tiempo esperando de ganar, el apartamento se transforma en bien especulativo. A parte los bienes que pueden transformarse en especulativos, la verdadera especulación son los títulos financieros especulativos, los derivados, como los “futuros” la compra a futuro.

Cuando se habla de especulación hay que dirigirse necesariamente a la Bolsa de Chicago (CBOE), hasta hoy el mercado de títulos especulativos (derivados) más importante del mundo (Tabla n 6).

Tabla n. 6
Contractos anuales de títulos derivados y su valor en dólares en la Bolsa de Chicago
Años 2002-2011
Año
Total Contractos CBOE
Var % Anual
Valor de los contratos en US$
Var % Anual
2001
306.667.851
-
195.052.429.682
-
2002
267.616.496
-12,73%
151.870.740.392
-22,14%
2003
283.946.495
6,10%
148.353.166.571
-2,32%
2004
361.086.774
27,17%
165.796.950.963
11,76%
2005
468.249.301
29,68%
202.670.122.819
22,24%
2006
674.735.348
44,10%
311.676.396.124
53,79%
2007
944.471.924
39,98%
609.419.046.816
95,53%
2008
1.193.355.070
26,35%
969.149.693.349
59,03%
2009
1.134.764.209
-4,91%
638.871.407.509
-34,08%
2010
1.119.102.392
-1,38%
599.830.293.490
-6,11%
2011
1.204.882.013
7,67%
706.365.883.074
17,76%

Analizando los datos de la Bolsa de Chicago, nos encontramos que después de la depresión del 2001, empieza un nuevo ciclo económico expansivo, por lo tanto se recupera la tasa de ganancia en el sector productivo y el capital vuelve a invertirse en la producción, abandonando el mercado especulativo. 

En el 2002 primer año del nuevo ciclo expansivo la inversión en títulos derivados en la bolsa de Chicago cae del 22% y sigue a la baja en el 2003, con -2%. Luego empieza nuevamente a crecer; a medida que cae la tasa de ganancia en el sector productivo aumenta la inversión especulativa; inmediatamente antes de la crisis (2007), cuando es evidente la caída de la tasa de ganancia, la inversión especulativa prácticamente se dobla (+95%). La economía toca el punto máximo de depresión en junio 2009 (según fuente NBER) y a partir de entonces empieza a crecer, por lo tanto el capital empieza a volver al sector productivo; pero aun esta leve represa económica, seguimos en crisis, y por ende el crecimiento de la tasa de ganancia es momentáneo y por lo tanto se vuelve a invertir en la especulación; no tenemos todavía los datos del 2012, pero seguramente habrá súbito la inversión al mercado de Chicago porque sabemos que la tasa de ganancia ha seguido a la baja.

Si extendemos los datos de la bolsa de Chicago al mercado mundial de los títulos derivados, nos damos cuenta de la magnitud de la especulación (Tabla n. 7 y Grafico 3).

Tabla 7
Mercado mundial de títulos derivados y PIB Mundial en Billones de dólares
Fecha
Derivados (Mld Us$)
PIB Mundial (Mld Us$)
Derivados/ PIB
31/12/2001
111.178
32.008
3,47
31/12/2002
141.679
33.275
4,26
31/12/2003
197.177
37.393
5,27
31/12/2004
251.823
42.084
5,98
31/12/2005
297.670
45.525
6,54
31/12/2006
414.845
49.308
8,41
31/12/2007
595.738
55.680
10,70
31/12/2008
547.983
61.191
8,96
31/12/2009
603.900
57.722
10,46
31/12/2010
601.046
62.911
9,55
31/12/2011
647.777
70.012
9,25
Fuente: Elaboración Attilio Folliero sobre datos BIS (Mercado mundial de los derivados) y FMI (PIB Mundial)

Grafico n. 3
_________________

Para un blog es muy importante que el lector haga el esfuerzo de clicar en los botones sociales "Me gusta", "Tweet”, “G+”, etc. que están por debajo o a lado. Gracias.

Per un blog è molto importante che il lettore faccia lo sforzo di cliccare sui tasti social "Mi piace", "Tweet", “G+”, etc. che trovate qui sotto o a lato. Grazie 

No hay comentarios :

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...