viernes, 3 de octubre de 2014

¡Alerta con el “gochoterrorismo” fascista!

Carlos E. Lippo, 03/10/2014


  1. Las acciones terroristas asociadas a la conspiración fascista internacional desarrollada a comienzos de año fueron particularmente cruentas y vandálicas en el Estado Táchira, correspondiendo a dicha región  el abominable récord de ser la entidad federal con el mayor número de víctimas fatales, la mayor cantidad de heridos, la mayor cantidad de centros educacionales destruidos o atacados y la mayor cantidad de parques y obras de ornato público devastadas, todo ello en medio de una auténtica orgía de terror que se prolongó por más de 16 semanas. Este infausto saldo no tiene nada de sorprendente si se toma en consideración que se trata del estado con mayor cantidad de alcaldes de Voluntad Popular (4), ese grupúsculo fascista fundado y dirigido por Leopoldo López, socio conspicuo del expresidente colombiano Alvaro Uribe en la tarea de tratar de destruir nuestra revolución y ponernos de rodillas ante el imperio.
Un poco menos cruentas aunque probablemente más vandálicas fueron las acciones en el vecino estado Mérida, que a falta de suficientes alcaldes fascistas de Voluntad Popular, tiene unos  igualmente “gorilas”, pertenecientes a COPEI y Primero Justicia, y que aun sin disponer de frontera con Colombia, contó con una cantidad importante de paramilitares colombianos dirigiendo sus guarimbas. Si quedase alguna duda sobre la naturaleza fascista de estas manifestaciones bastaría con observar la exacerbada exaltación de la supremacía andina que traducen las principales consignas y pancartas desplegadas en las guarimbas, en las que se utiliza profusamente el término “gochos”, habitualmente considerado como peyorativo por la gran mayoría de los tachirenses y por la totalidad de los merideños que siempre lo han rechazado como su gentilicio.

  1. Las inclinaciones fascistas de los andinos, en especial los tachirenses y merideños no son un fenómeno nuevo puesto que ya se manifestaban con gran intensidad en 1.941, cuando la burguesía y las capas medias de su población, acicateadas por el clero, se sumaron activamente a la cruzada anticomunista promovida por la Alemania de Hitler, en momentos en los cuales Roosevelt se daba la mano con Stalin, la humanidad toda se escindía en dos toletes opuestos, sin lugar a posiciones neutrales, y su derrota a manos del glorioso ejército soviético, en diciembre de ese año hacía prever una inevitable caída del fascismo alemán, aunque no la derrota definitiva del Fascismo, considerado por Domingo Alberto Rangel como la enfermedad senil del capitalismo (1). Así mismo, a raíz del triunfo de la muy mal llamada “Revolución de Octubre”  de 1.945, que daba al traste parcial y temporalmente con la hegemonía tachirense que había copado toda la primera mitad del siglo XX venezolano (Castro, Gómez, López Contreras y Medina ), estas inclinaciones fascistas se intensifican a la vez que adquieren organicidad a través de un vasto frente de fuerzas reaccionarias representadas en un engendro cavernícola que la derecha hizo legalizar en Mérida con el nombre de Unión Federal Republicana, antecesor de COPEI en la región, en el cual se juntaban todos los matices del conservatismo y el fascismo. En suma, todo un equivalente del actual partido Voluntad Popular.

  1. Tampoco es nueva la asociación de las burguesías regionales, profundamente apátridas, con las fuerzas más oscuras y reaccionarias del vecino país, como lo pone en evidencia aquella artera invasión de cinco mil efectivos del ejército de Colombia que organizados en 39 batallones comandados por el general venezolano Carlos Rangel Garbiras, abuelo paterno de José Vicente Rangel, intentó infructuosamente tomar San Cristóbal, siendo derrotada por el general Celestino Castro, hermano del entonces presidente de la república el 26 de julio de 1.901. Esta expedición había sido dispuesta, financiada, reclutada, pertrechada y dirigida por el Presidente colombiano José Manuel Marroquín, conservador y acérrimo enemigo de los ideales liberales de Cipriano Castro, que comprendían un proyecto de reconstrucción de la Gran Colombia. Fue puesta formalmente a la orden de Rangel Garbiras, antiguo partidario de Castro, para disimular la flagrante agresión, ya que los invasores neogranadinos marchaban bajo banderas venezolanas. Cualquier parecido con la incursión de aquel centenar de paramilitares y reservistas del ejército colombiano que cruzaron la frontera a mediados del año 2.004, durante el primer gobierno de Uribe Vélez, y disfrazados con uniformes e insignias del ejército venezolano pretendían realizar un atentado contra nuestro gobierno legítimo no es una mera coincidencia, sino que sirve para ilustrar lo que a mi juicio es una añeja política del estado burgués colombiano, socio vergonzante del imperio desde siempre y enemigo contumaz de la integración latinoamericana, siendo conveniente recordar que ha quedado plenamente establecido que tal invasión contó con el financiamiento, el apoyo, la protección y la logística de autoridades locales opositoras y presumiblemente con la connivencia y el estímulo de gobiernos foráneos (2)No es inédita pues la presencia de fuerzas militares colombianas, regulares o irregulares, accionando en combinación con las fuerzas fascistas del Táchira.

  1. Que las guarimbas habrán de repetirse en “gochilandia”, así como en cualquier otra región del país donde se conjuguen similares condiciones y las fuerzas de la revolución hayan bajado la guardia, es algo evidente pues ellas son una herramienta fundamental para el desarrollo de un proceso de “fascistización”, similar al desarrollado en el Chile de la época de Allende, tal como lo prevén los manuales del imperio y ya lo advirtiese el Comandante Eterno en una conferencia dictada en la Argentina el 10 de diciembre de 2.007 (3).
Las presuntuosas e impúdicas confidencias de ese “gochoterrorista” sancristobalense llamado Lorent Gómez Saleh, difundidas recientemente por el ministro Rodríguez Torres dan fe de la existencia de un plan macabro financiado, coordinado logísticamente y dirigido por el paramilitarismo colombiano, en cabeza del propio Uribe Vélez cuyo inicio habrá de  producirse más temprano que tarde.

  1. El pasado martes 30 de septiembre un grupo de unos 150 terroristas, identificados como contrabandistas, que es lo mismo que decir paramilitares colombianos o subordinados de éstos, por el Jefe del Comando Estratégico Operacional, Mayor General Vladimir Padrino López, perpetró acciones vandálicas de alto impacto en el extremo colombiano del puente binacional Simón Bolívar, entre Cúcuta y San Antonio del Táchira, como producto de las cuales fueron totalmente quemados cuatro vehículos y cuatro motocicletas y resultó cerrada la frontera durante más de cinco horas. Al parecer hubo una muy limitada actuación de las fuerzas policiales colombianas en relación al hecho según se desprende de unas extrañísimas declaraciones del comandante de la policía, el coronel Gonzalo Carrera al diario “La Opinión” de Cúcuta, en las cuales dijo ¡¿que se tomó la determinación de apoyar de manera permanente los pasos fronterizos con grupos especiales de uniformados?! ¿Acaso esto no había sido decidido en forma conjunta y en reciprocidad con nuestro gobierno desde hace dos meses? Y que en relación a los disturbios habían llegado a la comandancia unos 30 videos que servirán para identificar a los vándalos,negando que bandas criminales estén detrás de ellos (4)¡Habrase visto mayor estupidez o complicidad con los paracos!

  1. Tras un análisis de las confidencias de Gómez Saleh y creyendo ver en el caso antes descrito, en especial por el tratamiento dado por las autoridades policiales colombianas, un intento más de reiniciar las guarimbas a muy corto plazo, me dispuse a escribir este llamado de alerta, más para las organizaciones populares de la revolución que para el funcionariado, tanto de inteligencia como de prevención que entiendo que está trabajando de manera harto eficiente. Se trataría a juicio mío de intensificar la movilización de toda la base chavista, no sólo para apagar cada “candelita” que se prenda, como fue el pedido del Presidente Maduro a comienzos de La Salida, sino para prever y evitar cada intento de prender la “candelita”.

  1. Mientras escribía fui terriblemente impactado como todos por la funesta noticia del más dantesco atentado criminal del que haya tenido conocimiento en toda mi larga vida, de evidente factura paramilitar colombiana, del cual fueron víctima el joven Asambleísta Robert Serra y su asistente y compañera de vida, la joven camarada María Herrera. Siendo inevitable pensar que Robert era uno de los camaradas incluidos en aquella lista de veinte revolucionarios a ser eliminados como parte de los planes conspirativos que impúdicamente revelase el “gochoterrorista” Gómez Saleh, su oprobiosa muerte vendría a comprobar la inminencia del reinicio de las actividades insurreccionales.

  1. Imposible terminar estas líneas sin antes solicitar que sea descargado todo el rigor de la ley sobre los autores materiales e intelectuales de tan abominable crimen y en general sobre quienes intenten derribar al gobierno e imponer otro apelando a la violencia. De no hacerlo así se produciría de manera inexorable la metástasis de la fascistización de la que hemos hablado, englobando a sectores cada vez más amplios de la oposición atraídos en principio por la impunidad que se espera lograr de un presuntamente acosado gobierno bolivariano que ha venido siendo excesivamente tolerante con los terroristas, así como por el “ejemplo exitoso” de Ucrania, en donde una turba de matones neonazis se montó sobre una protesta originalmente pacífica y, perpetrando toda clase de crímenes, se hizo del gobierno, el cual fue prontamente reconocido y apoyado por la el imperio y las restantes potencias fascistas de la OTAN.

¡Honor y gloria eterna a éstos y a todos los camaradas caídos en defensa de nuestra revolución!
¡

¡Hasta la Victoria Siempre!
¡Patria o Muerte!
¡Venceremos!

(1)    Domingo Alberto Rangel, “Alzado contra Todo” (memorias y desmemorias), Vadell hermanos, primera edición, página 82.

_________________ 

Para un blog es muy importante que el lector haga el esfuerzo de clicar en los botones sociales "Me gusta", "Tweet”, “G+”, etc. que están por debajo o a lado. Gracias.

Per un blog è molto importante che il lettore faccia lo sforzo di cliccare sui tasti social "Mi piace", "Tweet", “G+”, etc. che trovate qui sotto o a lato. Grazie

No hay comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...